lunes, octubre 17, 2005

Premio Planeta y Polémica. Noche del 15 octubre del 2005

La mallorquina Maria de la Pau Janer conquista un controvertido Planeta.

Marsé reprocha a la ganadora y al finalista la 'baja' calidad de sus obras - La vencedora le contesta que 'no tiene edad para jugar a ser enfant terrible' - 'Es bueno que esperes que todos aspiremos a escribir novelas tan buenas como las tuyas', le dice Bayly (...)


Ambos galardonados tienen en común su larga trayectoria en los medios de comunicación, y especialmente en la televisión. La ganadora fue además finalista del Premio Planeta en 2002 con su primera novela escrita en castellano, 'Las mujeres que hay en mí'.
Maria de la Pau Janer ha conquistado el Planeta, dotado con 601.000 euros, con 'Pasiones romanas', presentada bajo el título 'Si fuera esta noche', una obra ambientada entre Mallorca y Roma que firmó con el seudónimo de Camille Claudel.
El galardón se concede este año en medio de una agria polémica alimentada por Marsé, quien calificó de "bajo" e incluso de "subterráneo en algunos tramos" el nivel de calidad de las novelas finalistas que optaban a la 54ª edición de este premio literario.
Marsé abrió el sábado por la noche la caja de los truenos al reiterar que ninguna de las dos novelas tenía suficiente calidad literaria y ha asegurado que no había votado a ninguna de las dos.

Polémica en la entrega
María de la Pau Janer, que ha expresado su alegría por "ser la menos mala de las 10 finalistas", ha tenido que aguantar un auténtico aguacero cuando Marsé le ha espetado que la novela ganadora tiene como problema "el ritmo narrativo tan pormenorizado y tan meticuloso, que me empecé a impacientar" y ha criticado asimismo la "decantación hacia lo sentimental" que hay en el texto.
Marsé no ha ocultado su desagrado porque la autora ganadora deja al descubierto "la carpintería literaria". Para el escritor de 'Últimas tardes con Teresa', "en un país con tantos premios literarios, que se produzcan sólo media docena de buenas novelas al año es puro milagro, y demuestra que esto no funciona". Marsé ha admitido que "desde el punto de vista comercial el Premio Planeta funciona como una seda, pero desde la óptica literaria es más que dudoso".
En un diálogo tenso, Janer ha acusado a Marsé de jugar a ser "enfant terrible", pese a su edad, a lo que el escritor ha respondido que "sólo le interesaba la crítica literaria y no los ambientes literarios".
La también miembro del jurado y directora de la Biblioteca Nacional, Rosa Regás, ha opinado que "también esperaba que el nivel (del Planeta) fuera más alto", pero ha destacado que la poca unanimidad ha propiciado, sin embargo, "un larguísimo y enconado debate sobre literatura, que siempre se echa en falta en España".
Regás ha admitido que una de las dos novelas sí aportaba algo y que una le había gustado más que la otra, sin llegar a desvelar su identidad.
Bayly expresa su "envidia" por Marsé

Marsé ha reprochado a Bayly que "recurre a un escritor, sin que luego desarrolle cómo influye la cuidadora de la casa en la creación literaria del protagonista. Es como si se clavara un clavo en una pared, sin que al final se cuelgue ningún cuadro en la pared".
Las palabras de Marsé no le cayeron del todo bien a Bayly. "Es bueno que esperes que todos aspiremos a escribir novelas tan buenas como las tuyas", le dijo el autor peruano con cierta ironía.
No obstante, Bayly ha saludado la rebeldía de Marsé, "porque da realce al premio", y ha justificado la elección del personaje escritor, porque "la historia funcionaba mejor con un protagonista sedentario".

Fuente:
http://www.elmundo.es/elmundo/2005/10/16/cultura/1129413918.html


Esta noticia, que nos habla de la creación, de cómo se crea la ficción y como luego la obra del autor entra en el circuito de la no ficción, del comercio de los libros y del mundo de las editoriales y medios de comunicación, nos demuestra casi como la ficción supuesta que se pretende en literatura, acaba chocando con los lectores que viven en la realidad, de una manera natural, que sería la de comprar el libro y leerlo diciendo después si te gusta, o encontrándose de repente la obra, inmersa en el mundo de la rentabilidad, el número de ventas y los anuncios publicitarios. Todo lo que es ficción acaba siendo analizado o tamizado por el mundo real, es lo que yo digo, pero aquí lo vemos de una manera más "pragmática".
Los autores como Juan Marsé, creadores de pocos libros en el tiempo, que trabajan y cincelan cada párrafo de su obra, chocan con la obra de encargo al periodista/la periodista telegénica de turno. Durante la tensa presentación del premio hubo una frase –que no ha sido transcrita por los medios tal vez porque no la entendían -que para mí resume mucho mejor esta controversia, y que merece ser analizada por nosotros autores, y por ustedes lectores:
Juan Marsé respondiendo por segunda vez a la frase de Maria de la Pau sobre que era un enfant terrible: …”estoy hablando de literatura no de ser literato, que a vosotros os gusta mucho el mundillo que la rodea, y pero muy poco sabéis de la literatura”.
¿Qué creen ustedes que le quiso decir a la guapa María de la Pau en la presentación de su éxito? ¿Por qué son tan incómodos los autores que entran expresar opiniones completamente opuestas a la mayoría imperante? ¿Se nos dejará seguir opinando aunque se nos acuse de casi todo a los que escribimos porque no podríamos dejar de hacerlo y no por buscar…(sólo)...dinero?

5 Comments:

At 12:36 p. m., Blogger Félix H. de Rojas said...

También leí las declaraciones de Marsé.

Hace algunos días, en el País, leí otro artículo de la crisis del sector editorial. Creo que lo he comentado por algún blog, no sé si en el tuyo.

Hay crisis en el mundo literario: ¿apostamos por pocos muchos? Pues sí, quiero decir que las librerías pequeñas se mueren y solo nos queda el bestseller del Corte Inglés, Carrefour y la Casa del Libro. Imagínate en este panorama, quién puede invertir y cómo. Y entonces, quién tiene “huevos” para editar un libro que deben leerse más de cien mil “clientes” en seis meses y que resulte rentable. Y luego, encima, lo peor: el libro debe tener contenidos.

Como conclusión, se buscan las fórmulas: literatura infantil (los HarryPotter, etc) y lecturas ligadas a temas facilones de tipo intriga y Códigos Daaaaaaaa...
Claro, los antiguos premios, a medio camino entre el prestigio y la literatura, como el planeta, se agotan. Porque no es tan fácil encontrar talento en la literatura, fíjate, no es tan fácil. Parece mentira.

Se escribe mucho, pero: ¿Cuántas líneas son originales, están bien resueltas y atraen, arrastran al lector de verdad?
Porque Marsés no hay muchos, como Delives, etc. Y más cuando el propio Marsé no vendería medio millón de copias de nuevas el primer medio año. Te lo aseguro. Mercado contra calidad. Dos frentes opuestos. Cada vez más divergentes.

Y cuando quieras montamos la OT de la literatura. Seguro que molaría.

 
At 3:05 p. m., Blogger Gonzalo Villafáñez García said...

Tienes razón en ese análisis del mercado Felix, el problema más profundo aún, es que todo el mundo recriminó a Marsé decir la verdad, escudándose en que se metiera con la chica, pero como él recalcó "yo estoy hablando de literatura". El propio editor emitió después un "spot" con la escritora apelando al jurado del "pueblo" si los lectores compran masivamente el libro querra decir que lo he escrito bien. Ja, y cuando Planeta rechazó el original de Cien años de Soledad porque decían que era infumable, ¿qué?, la poesía no vende, ¿es mala? Tienes razón Felix, empieza a ver un camino divergente. ¿O convergente en el sistema del Hombre Productor Consumidor?

 
At 8:44 p. m., Blogger El paso del ciempiés said...

Para mí el problema no está en que el Planeta no encuentre calidad, ¡es que no la busca! La revista www.literaturas.com recoge diversos artículos en los que pone en evidencia que es un premio preasignado y comercial. Desde luego, la literatura no tiene nada que ver con el Planeta.

Por otro lado, puede que sea cierto que solo se escriben 12 buenas novelas al año, pero estoy segura de que al menos la mitad se pudren en la cajón de cualquier editorial por no tener tirón comercial.

Siguiendo a Gonzalo, creo que el problema no es que la poesía no vende, sino que no se vende, no se promociona; ¿cuál es la razón?

 
At 8:39 a. m., Anonymous Anónimo said...

Hace años que el planeta no es un premio literario para la promoción de nuevos talentos o para recompensar el talento literario de autores consagrados. Es un instrumento más de la política de marketing de la editorial Planeta. Eso es cierto. Sin embargo como siempre la realidad no es ni blanca ni negra, sino que su color se define dentro de la inmensa variedad de los grises. Hasta la fecha la editorial siempre a procurado, con menor o mayor fortuna, aunar la calidad literaria con el potencial de ventas del galardonado, y básicamente lo ha conseguido. Parece que este año la uva era de mala calidad, qué se le vamos a hacer...

Si Marsé es tan puro que no forme parte del jurado del planeta... Hala... Hala... Una botella de absenta, un cándil, una buhardillita húmeda, y a escribir obras de arte universales.

A mi parece, por lo poco que la he visto, que la María de la Pau está bastante buena. Debería de poner un desplegable en la página central de su libro en que nos mostrara sus ocultos encantos.

Ni defiendo ni critico al planeta, sólo digo que no le juzguemos por lo que no es. Bien es cierto que podéis decir: "joder, pues que lo diga..." Lo siento: no son ángeles, tienen sexo. No dirán eso abiertamente nunca. Bienvenidos al mundo real.

¿Es bueno o es malo para la literatura que exista una industria editorial fuerte? Básicamente es bueno, pero no le pidáis lo que no puede dar: es una industria, y las industrias se dedican a fabricar, y viven de la venta de los productos que lanzan al mercado.

Una cosa es escribir y otra muy distinta vivir de la literatura. Para vivir de la literatura tendrás que jugar dentro de un mercado y punto. Con sus miserias y sus grandezas. Desde Miguel Ángel (y más allá) el creador artístico ha tenido ese incoveniente (de ahí que se tuvieran que cubrir los falos de tanto ilustre personaje en la Capilla Sixtina)

De todo eso a mi lo único que me preocupa es responderme si es posible ser un buen escritor sin vivir de la literatura. Sacar un buen texto literario, del corte que sea, requiere un gran esfuerzo y dedicación (a mi por lo menos). ¿Es posible conseguirlo siendo "amateaur"? Independientemente de que te publiquen o no. O es indispensable para la creación artística de calidad meterte en el mercado, y dedicarte profesionalmente a ello. No para ser famoso sino para tener oficio. Es decir, aunque no escribas exactamente lo que quieras, al menos escribirás, y todos sabemos lo importante que es el oficio cuando las musas están de vacaciones. Y el oficio sólo se consigue currando (mucho tiempo)en ello.

La poesía sí que vende, y mucho, pero bajo otras formas. Mejor, bajo otras calidades. En toda la música pop, las letras de las canciones es un elemento fundamental, y eso es poesía, y vende mucho (a pesar del top manta). Mala como un demonio, pero poesía.

La calidad en general no vende. Si toda tu vida comes fast-food lo tienes complicado para apreciar otro tipo de platos, y para apreciar otro tipo de platos tiene que exitir algo que te empuje a ello (exterior o interior).

En fin... Gris... Todo es gris...

 
At 5:13 p. m., Anonymous luisa said...

Veo que por aquí hay gente que se mueve y a la que le interesa la literatura. Os recomiendo el blog de Alejandro Gándara (http://www.elmundo.es/elmundo/escorpion.html). Es un dardo el tipo. Le conozco porque es director tb de la Escuela Contemporánea de Humanidades (http://www.escuelacontemporanea.com/)donde yo hice unos cursos de novela, relato breve y lectura critica profesional (que tb os recomiendo). Ánimo con el blog!

 

Publicar un comentario

<< Home